ISLAM ARGENTINA DIFUSIÓN

Descripción
Misión
Espacio inclusivo de fe islámica, basado en la libertad de expresión donde los diferentes estilos de vida y formas de pensamiento sean respetados, aceptados y encuentren un espacio seguro de manifestación religiosa. Enfocando nuestro trabajo en

Oficina de Cultura y Difusión Islámica Argentina

https://islamhispania.blogspot.com/2019/10/el-islam-en-los-colegios-radiografia-de.html?fbclid=IwAR0COtAuiCTagSPrWDaZ9DompylXEsMkSRkMmq4G2JsjqATgOl-GQUSPhFs

EL ISLAM EN LOS COLEGIOS: Radiografía de la asignatura de religión islámica en España: sólo puede estudiarla uno de cada diez alumnos musulmanes

 
Madrid,11/10/2019,publico.es
 
 
Aula de un colegio público de Madrid.  / JUAN CARLOS MEJÍAS (CTXT)
 
Apenas diez regiones cuentan con maestros que la enseñen, aunque algunas sólo destinan uno o dos, por lo que la oferta resulta insuficiente. Sorprende la ausencia de docentes en Catalunya y Murcia, por lo que la Comisión Islámica de España exige que las Administraciones posibiliten que los niños ejerzan su derecho a profundizar en su credo si hay demanda.
 
El pasado curso sólo había en España 76 maestros contratados de religión islámica para atender a 312.498 alumnos musulmanes. Un docente cada 4.111 estudiantes de colegios de Infantil, Primaria y Secundaria, aunque la proporción no indica que todos esos chavales optasen por cursar la materia, pero sí que muchos de los que lo desean no pudieron acceder a las enseñanzas del islam por falta de profesores. En Catalunya, Murcia, Navarra, Galicia, Asturias y Cantabria no había ninguno, mientras que Illes Balears prevé que una decena la imparta en 2019-20.
 
“Casi nos ahogamos con tantas necesidades. Nos tenemos que desplazar de un colegio a otro para satisfacer la demanda, las horas lectivas varían en función de los centros y de su horario escolar, en las clases hay niños de varias edades, etcétera”, se queja Romaesa Benslaiman, quien tenía que trasladarse a dos provincias distintas a la suya cuando ejercía de sustituta.
 
Ella es de Éibar (Gipuzkoa) y ahora, tras ser contratada, imparte religión islámica en seis escuelas de cinco localidades de la comarca de Durangaldea (Bizkaia). El pasado curso sólo había cuatro docentes contratados para atender a 9.316 estudiantes musulmanes. Romaesa calcula que debería haber un mínimo de diez plazas fijas y cinco sustitutos para ofrecer una clase semanal de una hora en todo Euskadi.
 
“Hay pocos profesores para tantos críos, si bien a veces depende de la demanda”, afirma Ahmed Dridek, padre de tres alumnos del colegio Martínez Parras de Hellín (Albacete). Dos niños de once y una niña de seis años, todos matriculados en religión islámica, impartida en Castilla-La Mancha por dos maestros, cuando en la región hay 9.610 alumnos musulmanes. Sólo existe la posibilidad de cursar la asignatura en ese CEIP y en otro de La Roda.
 
 
Trabajos de alumnos vascos de religión islámica. / R.B.
 
Dridek estima que en la escuela de sus hijos hay unos cincuenta alumnos musulmanes, de los cuales unos diez no van a clase de religión, que para él es un complemento al aprendizaje de su fe. Según datos de la Comisión Islámica de España, el pasado curso se matricularon 77 estudiantes en ambos centros, aunque espera que el número de docentes y colegios aumente en el futuro, sobre todo en provincias como Toledo y Guadalajara, donde hay numerosos fieles susceptibles de solicitar la materia.
 
“En casa aprenden más, mientras que en el aula adquieren conceptos fundamentales sobre los profetas, los pilares de la fe y las oraciones del Corán”, cree el padre y vecino de Hellín, quien también considera importante el paso por la mezquita para completar la formación de los pequeños. “La pena es que la comunidad islámica no organiza cursos de árabe y de religión en mi pueblo”.
 
La asignatura, por regiones
El pasado curso, diez Comunidades Autónomas ofrecían la asignatura, según el Estudio demográfico de la población musulmana, elaborado por el Observatorio Andalusí y la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE). La investigación, realizada en colaboración con el Consejo Musulmán de Cooperación en Europa, recoge datos hasta el 31 de diciembre de 2018.
 
“Se atiende una demanda básica, en Educación Primaria, de clases de Religión Islámica en las autonomías de Andalucía, Aragón, Canarias, Ceuta y Melilla, estando abierta Cantabria; Castilla y León, Castilla-La Mancha, Valenciana, Extremadura, Madrid, Euskadi (abiertas a Secundaria) y La Rioja (atiende también Secundaria); Asturias, Galicia y Navarra abiertas a Primaria y Secundaria”, señala el informe, que puede resultar confuso.
 
Ihab Fahmy matiza los datos: “Todas esas regiones ofrecen religión islámica en Primaria, mientras que La Rioja, Ceuta y Melilla también la ofertan en Secundaria”. Otra cuestión es que llegue a impartirse la asignatura, por lo que exige que sea así cuando en un centro la demanden al menos diez alumnos, como sucederá el próximo curso en Illes Balears.
 
 
Puede darse el caso de que en algunos centros no haya alumnos suficientes para formar una clase. Como sucede con algunas asignaturas optativas, la oferta puede variar en función del número de matriculados y la disponibilidad del profesorado —o, lo que es lo mismo, en función del presupuesto de la Consejería de turno—.
 
En Catalunya, por ejemplo, no hay ningún docente que enseñe religión islámica a 85.842 alumnos musulmanes de Primaria y Secundaria (29.568 españoles y 56.274 migrantes). En Cantabria, Galicia y Navarra también hay un vacío, aunque sorprende mucho más la ausencia de maestros en Murcia, con 18.512 estudiantes (2.319 españoles y 16.193 migrantes).
 
Otras regiones ofrecen la asignatura en algunos centros, pero apenas destinan medios. En la Comunitat Valenciana sólo hay un profesor para 31.890 niños (11.828 españoles y 20.062 migrantes); en Madrid, apenas tres para 45.919 alumnos (27.208 españoles y 18.711 migrantes); y en Castilla- La Mancha, dos para 9.610 estudiantes (2.319 españoles y 5.687 migrantes). En todo el Estado, hay 76 maestros contratados para atender a 312.498 chavales (133.141 españoles y 179.357 migrantes). Es decir, un docente para más de 4.000 alumnos musulmanes, según el informe.
 
La Unión de Comunidades Islámicas de España denuncia que un 90% no pudo matricularse en religión islámica, a veces por la falta de profesores, aunque se contrataron quince más que en el curso 2017-18. Aun así, resultan insuficientes en buena parte de las regiones, entre las que destaca positivamente Andalucía, que destina 23 maestros para 47.603 estudiantes (23.870 españoles y 23.733 migrantes). También las ciudades autónomas de Ceuta, con catorce docentes para 7.182 niños (6.509 españoles y 673 migrantes) y Melilla, con diez profesores para 8.944 alumnos (7.099 españoles y 1.845 migrantes).
 
Un derecho recogido en la Constitución
La Conselleria d’Educació, Universitat i Recerca del Govern de les Illes Balears ha informado de que el próximo curso destinará un máximo de diez profesores para impartir la asignatura en colegios donde haya una demanda suficiente. No obstante, fuentes del Govern dejan claro que preferirían que la religión estuviese fuera de las aulas o que, en su defecto, se sustituyese por una materia que abordase todas ellas desde una perspectiva histórica y aconfesional.
 
“Sin embargo, la normativa es clara al respecto: el alumnado musulmán tiene derecho a recibir enseñanza de religión islámica en los colegios sostenidos con fondos públicos por los acuerdos firmados entre el Estado y la Comisión Islámica de España en 1992, al igual que el alumnado judío y evangélico”, recuerdan desde la Conselleria d’Educació balear, cuya decisión levantó ampollas en Vox pese a que está recogida en la Constitución como una obligación del Estado.
 
 
Profesoras de árabe de la comunidad islámica de Valencia.
 
Ihab Fahmy, coordinador de comisión técnica de educación de la Comisión Islámica de España, considera que la polémica suscitada por el partido ultra es artificial y busca la confrontación, pues la asignatura “no adoctrina ni conduce a nadie fuera de la legalidad”. Algo, a su juicio, “imposible”, tanto por la escasas horas lectivas como por el “ambiente” donde se imparte. “Ni tampoco por la era en que vivimos, pues no tiene sentido retrasar el reloj cuatro siglos”.
 
El también presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE) de Valencia denuncia la falta de profesores e insta a la Administración a cubrir la demanda existente. “No sólo se tiene en cuenta la demanda, sino también que haya alumnos suficientes para formar un grupo y proveerles de un maestro”, reconoce.
 
Sin embargo, en regiones donde habría solicitudes suficientes, afirma que las Consejerías de Educación no les brindan a las familias el derecho a que sus niños puedan cursar la asignatura. “Cuando hay oferta, los padres eligen libremente la religión islámica, como otros la católica, la judía o la evangélica. No hablamos de una petición, sino de un derecho reconocido por la ley y que debería poder ejercerse, con una enseñanza reglada, cuando existe una necesidad real”.
 
Fahmy explica que hay dos requisitos indispensables para la elección de los maestros: deben haber estudiado Magisterio y tener el aval de la Comisión Islámica de España. La comunidad musulmana, pues, es la encargada de proveer los docentes a los colegios públicos. La asignatura también se imparte en algunos centros concertados, aunque reconoce que son una minoría.
 
“Aun así, hemos acudido como voluntarios en actividades extraescolares y la acogida ha sido muy buena”. Todos los alumnos son musulmanes, con alguna contada excepción, según él. “Estamos encantados de que una niña católica o agnóstica quiere aprender nuestros valores”, afirma el responsable valenciano de la Unión de Comunidades Islámicas de España.
 
Pese a que algunas ampas no han respondido o han rechazado opinar sobre la presencia del islam en el currículo escolar, el director de un colegio extremeño reconoce que no ha generado ninguna incidencia desde que se imparte. “Todo el profesorado está perfectamente integrado en el centro y la de religión islámica no ha tenido ningún problema”.
 
El responsable del CEIP, quien ha optado por omitir su nombre, reconoce las carencias de muchos colegios, que no cuentan con docentes de otras confesiones que no sean la católica. “En el nuestro, los padres eligen la asignatura de valores o de religión, aunque entre los niños no hay diferencias apreciables, más allá de que los católicos optan por su credo y los musulmanes, por el suyo. Ahora bien, unos y otros también se decantan por valores, incluso los magrebíes”.
 
Cómo trabajan los maestros
¿En qué condiciones trabajan y cuáles son las carencias de los profesores? “La falta de docentes no es una carencia de los maestros, sino del sistema educativo”, ironiza un maestro murciano de religión islámica, quien ha tenido que buscar trabajo en otra Comunidad Autónoma, pues en la suya no han contratado a nadie pese a que hay 18.512 alumnos musulmanes.
 
Ya en tono serio, explica que desempeñan una labor similar al de sus compañeros, si bien matiza que no les asignan tutorías ni forman parte de los órganos escolares. “Nuestra participación no sólo está limitada en las horas de clase [en algunas regiones, una a la semana], sino también la vida de la comunidad educativa. Y cuando completamos todas las horas lectivas, las complementarias nos resultan insuficientes para desarrollar nuestra labor adecuadamente, lo que nos fuerza a trabajar en nuestro tiempo libre”, se queja.
 
 
Apuntes de Romaesa Benslaiman, maestra de religión islámica en euskera, en una foto facilitada por la profesora.
 
Ana Planet Contreras, profesora de Sociología del Islam de la Universidad Autónoma de Madrid, recuerda que el debate sobre la presencia de la religión en la escuela pública se centra en los derechos de las familias y los niños. “Mientras discutimos sobre eso, nos olvidamos de las condiciones laborales de los docentes, sujetos a las necesidades de cada centro o región”. Unos protestan porque no dan abasto y otros, por las escasas horas lectivas semanales. “Por no hablar de los continuos desplazamientos, pues algunos se ven obligados a dar clase en varios colegios distantes entre sí”.
 
El argumento es compartido por el citado maestro, puesto que para evitar la movilidad es necesario que el CEIP sea muy grande. “Si no, para cubrir una jornada completa, te ves forzado a coger el coche continuamente para atender varios centros, lo que repercute en una falta de seguimiento más personal de los alumnos y en un gasto económico para el docente”.
 
Falta de voluntad política
El problema reside en que hay una falta de voluntad de las Administraciones, cuyas justificaciones para no contratar a profesores en ocasiones carecen de sentido, según él. Pone el ejemplo de Murcia, donde hay municipios con alumnado y demanda suficientes. “Sin embargo, no hay ningún maestro. Y a los colegios que los han solicitado les contestaron desde la Consejería que no hay gente preparada, cuando en su día presentamos los requisitos necesarios. Su desinterés es indiscutible: simplemente, no quieren que se imparta la asignatura. Pero hay que ser consecuente, porque desatender esa petición implica el incumplimiento de la ley”, advierte el docente, quien ha pedido que no se cite su nombre ni la región donde imparte clase.
 
“Claro que hay una necesidad. Basta fijarse en el censo de la población musulmana para observar que hay zonas donde está especialmente concentrada, por lo que la presencia de maestros es precisa. Luego te encuentras con otros lugares donde la demanda potencial no es considerada significativa, por lo que tampoco reciben recursos de la Administración, aunque esos alumnos también tengan derecho a las clases”, argumenta el profesor, quien analiza las prioridades de las Consejerías de Educación.
 
Por una parte, subraya que se destinan recursos a profesionales que atienden a alumnos con necesidades especiales, mientras que no se hace lo mismo con los alumnos que quieren matricularse en religión islámica. “Los gobernantes siempre esgrimen las ratios. Sin embargo, habría que atender a los niños que quieren aprender el islam y tienen dificultades, sean idiomáticas o de aprendizaje. Al margen de los números y las proporciones, ellos también tienen derecho a profundizar en su fe, ayudados por personal de apoyo”.
 
Afortunadamente, Ahmed Dridek vive en una localidad donde hay un colegio que ofrece la materia. Él y su esposa decidieron matricular a sus tres hijos para que también heredasen su tradición a través de la escuela. “Somos musulmanes y nos gustan que aprendan nuestra religión. También lo hacen en casa conmigo, pero allí reciben otra información que completa lo que ya sabían”, explica este vecino de Hellín. “La experiencia ha sido muy positiva y los críos están contentos”.
 
 
Foto de archivo de una alumna en una clase de Kajang. / REUTERS
 
¿Y qué aprenden? “Nosotros enseñamos valores, que están plasmados en el programa de la asignatura, del mismo modo que lo hacen los profesores de religión católica”, detalla el maestro murciano, convencido de que en Primaria la función de un colegio no es modelar trabajadores, sino la formación integral de la persona. “Importa que aprendan la solidaridad, el respeto y la participación. Insisto: los valores son los mismos, si bien nuestro dios es distinto, por lo que los enseñamos desde la perspectiva del islam”.
 
Asegura que trabaja con la maestra de religión católica codo con codo y que no hay problemas de compañerismo entre los docentes, aunque el reto del profesorado es que tampoco los haya entre los alumnos, porque según él entre los niños hay más prejuicios.
 
 
“A veces, esa separación nace sólo por una cuestión idiomática, por lo que debemos trabajar para eliminar las diferencias. Ahora bien, esas disparidades en ocasiones son más socioeconómicas que religiosas o culturales, porque un niño que aprende el catolicismo comparte muchas enseñanzas con otro que aprende el islam”, concluye el maestro. “Ojo, porque también les enseñamos los valores laicos, que pueden coincidir con los de ambos credos”. Por ejemplo, los derechos humanos, unas facultades de las que deberían gozar, precisamente, todos los humanos, sean católicos o musulmanes

MUHAMMAD, EL ENVIADO DE DIOS (PyB) El Profeta Muhammad nació el 12 de Rabi’al Aual en “el año del Elefante”, correspondiente al año 570 de la era Cristiana. Su padre Abdallah, murió poco antes de su nacimiento; su madre Amina, lo confió a una beduina del desierto llamada Halima Sa’adía, para que lo amamantara. Cuando el niño cumplió seis años murió su madre, y pasó a ser su tutor su abuelo Abdul Muttalib, quien murió, dos años más tarde. La tutela pasó entonces al tío paterno de Muhammad, Abu Talib. Este lo recibió con su numerosa familia, en su humilde casa. Muhammad trabajó con ahínco para colaborar con el mantenimiento de la familia; como pastor, recadero y ayudante en las caravanas. A los veinticinco años se casó con Jadiya Bint Juailid, viuda de cuarenta años, perteneciente a la nobleza. De este matrimonio nacieron cuatro niñas: Zainab, Ruqaia, Um Kulzum y Fátima; y dos varones: Qasem y Abdallah, quienes fallecieron siendo muy pequeños. En la época de su nacimiento, Makka era un centro de idolatría y de corrupción. Sus habitantes adoraban ídolos, les ofrecían sacrificios y veneraban la Ka’aba. A esa situación, se sumaba la corrupción moral y la decadencia social. En razón de esto, Muhammad, desde su corta edad, se apartaba de ese medio durante días y semanas, abandonando su casa se recluía en una gruta llamada Hirá. Tenía dentro de Makka, por su veracidad y confiabilidad, gran reputación, y era consultado en casos de difícil solución. Al cumplir cuarenta años, encontrándose en dicha gruta en retiro espiritual, se presentó el ángel Gabriel, quien le dijo: “Lee! En el nombre de tu Señor que todo lo creó…” 96/1. Luego del comienzo de esta revelación, el Profeta Muhammad (PYB) comenzó a difundir el Islam a sus allegados y al pueblo de Makka. Encontrando en esa difusión, hostilidad y rechazo a su propuesta. Luego, comenzó la persecución a los pocos creyentes, y cuando ésta se intensificó al cumplir el quinto año, el Mensajero de Dios (PYB) les permitió emigrar a Abisinia, en búsqueda de un refugio seguro. El Profeta (PYB) era protegido en todo momento por su tío Abu Talib, a pesar de no creer éste en su misión. Los años se iban sucediendo… todas las presiones y violencias contra Muhammad (PYB) habían fracasado. Fue entonces cuando Abu Sufian, pensó que había llegado el momento decisivo, inaplazable, de aplicar una medida drástica que terminara con el Islam y con todos sus seguidores. Esta consistía en un bloqueo total, hasta llevarlos a su propia extinción. Desde el mes de Muharram del séptimo año del comienzo de la revelación, hasta el décimo año, Muhammad, sus familiares y el resto de musulmanes, resistieron heróicamente aquella terrible conjura. Seis meses luego de la abolición del bloqueo, dos nuevos sucesos iban a marcar profundamente la vida de Muhammad (PYB). El primero fue la muerte de Abu Talib, unas semanas después la de su fiel y amada esposa Jadiya. El Profeta (PYB) sabía que el Todopoderoso no lo abandonaría jamás. En una noche del mes de Muharram en el décimo primer año de la revelación, le fueron prescritas las cinco oraciones diarias. Esta revelación, producida por la reglamentación de las cinco oraciones a los creyentes, tuvo en ellos un efecto revitalizador.Dirigió todos sus esfuerzos en difundir el Islam a los árabes que habían acudido en peregrinación a la Ka’aba. En una ocasión, en la colina de Aqaba abordó a un grupo de seis caminantes de Yazrib, que se dirigían a la ciudad invitándolos al Islam. Estos pertenecientes a la tribu de Jazray respondieron: Nuestro país está desolado por una guerra perpetua entre nuestros hermanos árabes de la tribu Aus, y les invitaremos a tu religión. Si Dios nos reconcilia con tu mediación, ya no existirá en toda Arabia otro hombre tan poderoso como tú. Fieles a su promesa los nuevos creyentes propagaron entre ellos la doctrina de Muhammad y al año siguiente, doce musulmanes de Yazrib, diez de la tribu Jazray y dos de los Aus, llegaron a ‘Aqaba y prestaron su juramento de fidelidad. Al año siguiente, en época de la peregrinación, se presentaron sesenta y tres musulmanes que se reunieron en ‘Aqaba y juraron fidelidad. Luego de este suceso, el Profeta (PYB) poseería un asilo seguro en la ciudad de Yazrib, dándoles la orden a todos sus seguidores de refugiarse allí. Pudieron alcanzar dicho objetivo marchando en pequeños grupos. Desde entonces tomaron el nombre de Muhayirún (Emigrados). Cuando Quraish vió, que la ciudad que era su orgullo iba reduciéndose cada vez más a causa de la emigración de musulmanes hacia Yazrib, sus notables se reunieron para decidir la forma de terminar con el Profeta (PYB), acordando que un miembro de cada clan participase directamente en el asesinato de Muhammad (PYB) y de esta manera, no pudiera nadie vengarlo; obligando a sus protectores a aceptar el tributo por la sangre derramada. Pero el ángel Gabriel se le presentó y le indicó que emigrase a Yazrib, entonces, el Mensajero de Dios (PYB) se dirigió con Abu Bakr para alistarse y emprender la marcha en cualquier momento. Mandó a su primo Ali, para que ocupara su lugar en su lecho y al anochecer salió con Abu Bakr y un guía. Arribó el Enviado de Dios (PYB) con su compañero de viaje a Yazrib en un día histórico de Rabi’al Aual. Este año se denominó “el año de la Hégira”, y que más tarde se lo adoptaríía como: “El comienzo del calendario musulmán” Desde entonces a esta ciudad se la llamó: Medina Munawara “Ciudad Luminosa”. La primera preocupación del Profeta (PYB) en Medina, fue construir una mezquita – Masyid – ocupándose personalmente de materializarla junto con sus compañeros. A los musulmanes de Medina se los llamó Ansar (Socorredores), quienes estuvieron de acuerdo en ser hermanados con los Muhayirún, y así compartir cuanto poseían. Más de doscientas familias de Muhayirún se hermanaron con otras tantas de los Ansar. En esta ciudad, se formó el primer Estado Islámico, y el Profeta hizo las veces de gobernante y juez, además de jefe militar en las campañas. La situación fue difícil al principio, pero con tesón y devoción, los musulmanes soportaron los ataque de los idólatras de Makka y de los hipócritas de Medina. El Mensajero (PYB) se dirigía a los musulmanes de pie, recitándoles suras del Corán, que hablan de: La unicidad de Dios, de Su grandeza, Su justicia y misericordia. Les ordenó a los musulmanes: la práctica de la caridad, con sus matices más variados;, la sonrisa frente a un hermano desconsolado, dar agua al sediento, orientar al perdido, acompañar al solitario y hospedar al viajero. En este período de Medina, fue revelada la prohibición del consumo de embriagantes, el adulterio, la fornicación, las calumnias y el robo. Se prescribió el Ayuno, el Zakat y el Hayy (Peregrinación a Makka), lo lícito e ilícito, tanto en la adoración como en las transacciones civiles y comerciales; la defensa de los bienes, el honor, el territorio y la fe misma. Diferenciándose del período de Makka donde la revelación se limitó a corregir la doctrina, la moral, mencionar historias de los Profetas anteriores, El día del Juicio, el Paraíso y el Infierno. En los últimos meses del décimo año de la Hégira, el Mensajero de Dios (PYB) comunicó su intención de efectuar la peregrinación y así, miles de devotos de toda la península se unieron a él para cumplir con este rito. En dicha peregrinación (Hayy), al arribar al monte de Arafat, pronunció su sermón de despedida y le fue revelada la última aleya del Sagrado Corán: “Hoy os he perfeccionado vuestra religión, os he agraciado ampliamente y he elegido para vosotros, el Islam como religión”. 5/3. Dos meses y medio más tarde el Profeta (PYB) fallecía en Medina, al haber completado el mensaje del Islam, y haber conducido a la nación islámica con amor y sabiduría.

MUHAMMAD, EL ENVIADO DE DIOS (PyB) El Profeta Muhammad nació el 12 de Rabi’al Aual en “el año del Elefante”, correspondiente al año 570 de la era Cristiana. Su padre Abdallah, murió poco antes de su nacimiento; su madre Amina, lo confió a una beduina del desierto llamada Halima Sa’adía, para que lo amamantara. Cuando el niño cumplió seis años murió su madre, y pasó a ser su tutor su abuelo Abdul Muttalib, quien murió, dos años más tarde. La tutela pasó entonces al tío paterno de Muhammad, Abu Talib. Este lo recibió con su numerosa familia, en su humilde casa. Muhammad trabajó con ahínco para colaborar con el mantenimiento de la familia; como pastor, recadero y ayudante en las caravanas. A los veinticinco años se casó con Jadiya Bint Juailid, viuda de cuarenta años, perteneciente a la nobleza. De este matrimonio nacieron cuatro niñas: Zainab, Ruqaia, Um Kulzum y Fátima; y dos varones: Qasem y Abdallah, quienes fallecieron siendo muy pequeños. En la época de su nacimiento, Makka era un centro de idolatría y de corrupción. Sus habitantes adoraban ídolos, les ofrecían sacrificios y veneraban la Ka’aba. A esa situación, se sumaba la corrupción moral y la decadencia social. En razón de esto, Muhammad, desde su corta edad, se apartaba de ese medio durante días y semanas, abandonando su casa se recluía en una gruta llamada Hirá. Tenía dentro de Makka, por su veracidad y confiabilidad, gran reputación, y era consultado en casos de difícil solución. Al cumplir cuarenta años, encontrándose en dicha gruta en retiro espiritual, se presentó el ángel Gabriel, quien le dijo: “Lee! En el nombre de tu Señor que todo lo creó…” 96/1. Luego del comienzo de esta revelación, el Profeta Muhammad (PYB) comenzó a difundir el Islam a sus allegados y al pueblo de Makka. Encontrando en esa difusión, hostilidad y rechazo a su propuesta. Luego, comenzó la persecución a los pocos creyentes, y cuando ésta se intensificó al cumplir el quinto año, el Mensajero de Dios (PYB) les permitió emigrar a Abisinia, en búsqueda de un refugio seguro. El Profeta (PYB) era protegido en todo momento por su tío Abu Talib, a pesar de no creer éste en su misión. Los años se iban sucediendo… todas las presiones y violencias contra Muhammad (PYB) habían fracasado. Fue entonces cuando Abu Sufian, pensó que había llegado el momento decisivo, inaplazable, de aplicar una medida drástica que terminara con el Islam y con todos sus seguidores. Esta consistía en un bloqueo total, hasta llevarlos a su propia extinción. Desde el mes de Muharram del séptimo año del comienzo de la revelación, hasta el décimo año, Muhammad, sus familiares y el resto de musulmanes, resistieron heróicamente aquella terrible conjura. Seis meses luego de la abolición del bloqueo, dos nuevos sucesos iban a marcar profundamente la vida de Muhammad (PYB). El primero fue la muerte de Abu Talib, unas semanas después la de su fiel y amada esposa Jadiya. El Profeta (PYB) sabía que el Todopoderoso no lo abandonaría jamás. En una noche del mes de Muharram en el décimo primer año de la revelación, le fueron prescritas las cinco oraciones diarias. Esta revelación, producida por la reglamentación de las cinco oraciones a los creyentes, tuvo en ellos un efecto revitalizador.Dirigió todos sus esfuerzos en difundir el Islam a los árabes que habían acudido en peregrinación a la Ka’aba. En una ocasión, en la colina de Aqaba abordó a un grupo de seis caminantes de Yazrib, que se dirigían a la ciudad invitándolos al Islam. Estos pertenecientes a la tribu de Jazray respondieron: Nuestro país está desolado por una guerra perpetua entre nuestros hermanos árabes de la tribu Aus, y les invitaremos a tu religión. Si Dios nos reconcilia con tu mediación, ya no existirá en toda Arabia otro hombre tan poderoso como tú. Fieles a su promesa los nuevos creyentes propagaron entre ellos la doctrina de Muhammad y al año siguiente, doce musulmanes de Yazrib, diez de la tribu Jazray y dos de los Aus, llegaron a ‘Aqaba y prestaron su juramento de fidelidad. Al año siguiente, en época de la peregrinación, se presentaron sesenta y tres musulmanes que se reunieron en ‘Aqaba y juraron fidelidad. Luego de este suceso, el Profeta (PYB) poseería un asilo seguro en la ciudad de Yazrib, dándoles la orden a todos sus seguidores de refugiarse allí. Pudieron alcanzar dicho objetivo marchando en pequeños grupos. Desde entonces tomaron el nombre de Muhayirún (Emigrados). Cuando Quraish vió, que la ciudad que era su orgullo iba reduciéndose cada vez más a causa de la emigración de musulmanes hacia Yazrib, sus notables se reunieron para decidir la forma de terminar con el Profeta (PYB), acordando que un miembro de cada clan participase directamente en el asesinato de Muhammad (PYB) y de esta manera, no pudiera nadie vengarlo; obligando a sus protectores a aceptar el tributo por la sangre derramada. Pero el ángel Gabriel se le presentó y le indicó que emigrase a Yazrib, entonces, el Mensajero de Dios (PYB) se dirigió con Abu Bakr para alistarse y emprender la marcha en cualquier momento. Mandó a su primo Ali, para que ocupara su lugar en su lecho y al anochecer salió con Abu Bakr y un guía. Arribó el Enviado de Dios (PYB) con su compañero de viaje a Yazrib en un día histórico de Rabi’al Aual. Este año se denominó “el año de la Hégira”, y que más tarde se lo adoptaríía como: “El comienzo del calendario musulmán” Desde entonces a esta ciudad se la llamó: Medina Munawara “Ciudad Luminosa”. La primera preocupación del Profeta (PYB) en Medina, fue construir una mezquita – Masyid – ocupándose personalmente de materializarla junto con sus compañeros. A los musulmanes de Medina se los llamó Ansar (Socorredores), quienes estuvieron de acuerdo en ser hermanados con los Muhayirún, y así compartir cuanto poseían. Más de doscientas familias de Muhayirún se hermanaron con otras tantas de los Ansar. En esta ciudad, se formó el primer Estado Islámico, y el Profeta hizo las veces de gobernante y juez, además de jefe militar en las campañas. La situación fue difícil al principio, pero con tesón y devoción, los musulmanes soportaron los ataque de los idólatras de Makka y de los hipócritas de Medina. El Mensajero (PYB) se dirigía a los musulmanes de pie, recitándoles suras del Corán, que hablan de: La unicidad de Dios, de Su grandeza, Su justicia y misericordia. Les ordenó a los musulmanes: la práctica de la caridad, con sus matices más variados;, la sonrisa frente a un hermano desconsolado, dar agua al sediento, orientar al perdido, acompañar al solitario y hospedar al viajero. En este período de Medina, fue revelada la prohibición del consumo de embriagantes, el adulterio, la fornicación, las calumnias y el robo. Se prescribió el Ayuno, el Zakat y el Hayy (Peregrinación a Makka), lo lícito e ilícito, tanto en la adoración como en las transacciones civiles y comerciales; la defensa de los bienes, el honor, el territorio y la fe misma. Diferenciándose del período de Makka donde la revelación se limitó a corregir la doctrina, la moral, mencionar historias de los Profetas anteriores, El día del Juicio, el Paraíso y el Infierno. En los últimos meses del décimo año de la Hégira, el Mensajero de Dios (PYB) comunicó su intención de efectuar la peregrinación y así, miles de devotos de toda la península se unieron a él para cumplir con este rito. En dicha peregrinación (Hayy), al arribar al monte de Arafat, pronunció su sermón de despedida y le fue revelada la última aleya del Sagrado Corán: “Hoy os he perfeccionado vuestra religión, os he agraciado ampliamente y he elegido para vosotros, el Islam como religión”. 5/3. Dos meses y medio más tarde el Profeta (PYB) fallecía en Medina, al haber completado el mensaje del Islam, y haber conducido a la nación islámica con amor y sabiduría.

¡Hola mundo!

Bienvenido a WordPress. Esta es tu primera entrada. Editala o borrala, y después empezá a escribir!

MUHAMMAD, EL ENVIADO DE DIOS (PyB) El Profeta Muhammad nació el 12 de Rabi’al Aual en “el año del Elefante”, correspondiente al año 570 de la era Cristiana. Su padre Abdallah, murió poco antes de su nacimiento; su madre Amina, lo confió a una beduina del desierto llamada Halima Sa’adía, para que lo amamantara. Cuando el niño cumplió seis años murió su madre, y pasó a ser su tutor su abuelo Abdul Muttalib, quien murió, dos años más tarde. La tutela pasó entonces al tío paterno de Muhammad, Abu Talib. Este lo recibió con su numerosa familia, en su humilde casa. Muhammad trabajó con ahínco para colaborar con el mantenimiento de la familia; como pastor, recadero y ayudante en las caravanas. A los veinticinco años se casó con Jadiya Bint Juailid, viuda de cuarenta años, perteneciente a la nobleza. De este matrimonio nacieron cuatro niñas: Zainab, Ruqaia, Um Kulzum y Fátima; y dos varones: Qasem y Abdallah, quienes fallecieron siendo muy pequeños. En la época de su nacimiento, Makka era un centro de idolatría y de corrupción. Sus habitantes adoraban ídolos, les ofrecían sacrificios y veneraban la Ka’aba. A esa situación, se sumaba la corrupción moral y la decadencia social. En razón de esto, Muhammad, desde su corta edad, se apartaba de ese medio durante días y semanas, abandonando su casa se recluía en una gruta llamada Hirá. Tenía dentro de Makka, por su veracidad y confiabilidad, gran reputación, y era consultado en casos de difícil solución. Al cumplir cuarenta años, encontrándose en dicha gruta en retiro espiritual, se presentó el ángel Gabriel, quien le dijo: “Lee! En el nombre de tu Señor que todo lo creó…” 96/1. Luego del comienzo de esta revelación, el Profeta Muhammad (PYB) comenzó a difundir el Islam a sus allegados y al pueblo de Makka. Encontrando en esa difusión, hostilidad y rechazo a su propuesta. Luego, comenzó la persecución a los pocos creyentes, y cuando ésta se intensificó al cumplir el quinto año, el Mensajero de Dios (PYB) les permitió emigrar a Abisinia, en búsqueda de un refugio seguro. El Profeta (PYB) era protegido en todo momento por su tío Abu Talib, a pesar de no creer éste en su misión. Los años se iban sucediendo… todas las presiones y violencias contra Muhammad (PYB) habían fracasado. Fue entonces cuando Abu Sufian, pensó que había llegado el momento decisivo, inaplazable, de aplicar una medida drástica que terminara con el Islam y con todos sus seguidores. Esta consistía en un bloqueo total, hasta llevarlos a su propia extinción. Desde el mes de Muharram del séptimo año del comienzo de la revelación, hasta el décimo año, Muhammad, sus familiares y el resto de musulmanes, resistieron heróicamente aquella terrible conjura. Seis meses luego de la abolición del bloqueo, dos nuevos sucesos iban a marcar profundamente la vida de Muhammad (PYB). El primero fue la muerte de Abu Talib, unas semanas después la de su fiel y amada esposa Jadiya. El Profeta (PYB) sabía que el Todopoderoso no lo abandonaría jamás. En una noche del mes de Muharram en el décimo primer año de la revelación, le fueron prescritas las cinco oraciones diarias. Esta revelación, producida por la reglamentación de las cinco oraciones a los creyentes, tuvo en ellos un efecto revitalizador.Dirigió todos sus esfuerzos en difundir el Islam a los árabes que habían acudido en peregrinación a la Ka’aba. En una ocasión, en la colina de Aqaba abordó a un grupo de seis caminantes de Yazrib, que se dirigían a la ciudad invitándolos al Islam. Estos pertenecientes a la tribu de Jazray respondieron: Nuestro país está desolado por una guerra perpetua entre nuestros hermanos árabes de la tribu Aus, y les invitaremos a tu religión. Si Dios nos reconcilia con tu mediación, ya no existirá en toda Arabia otro hombre tan poderoso como tú. Fieles a su promesa los nuevos creyentes propagaron entre ellos la doctrina de Muhammad y al año siguiente, doce musulmanes de Yazrib, diez de la tribu Jazray y dos de los Aus, llegaron a ‘Aqaba y prestaron su juramento de fidelidad. Al año siguiente, en época de la peregrinación, se presentaron sesenta y tres musulmanes que se reunieron en ‘Aqaba y juraron fidelidad. Luego de este suceso, el Profeta (PYB) poseería un asilo seguro en la ciudad de Yazrib, dándoles la orden a todos sus seguidores de refugiarse allí. Pudieron alcanzar dicho objetivo marchando en pequeños grupos. Desde entonces tomaron el nombre de Muhayirún (Emigrados). Cuando Quraish vió, que la ciudad que era su orgullo iba reduciéndose cada vez más a causa de la emigración de musulmanes hacia Yazrib, sus notables se reunieron para decidir la forma de terminar con el Profeta (PYB), acordando que un miembro de cada clan participase directamente en el asesinato de Muhammad (PYB) y de esta manera, no pudiera nadie vengarlo; obligando a sus protectores a aceptar el tributo por la sangre derramada. Pero el ángel Gabriel se le presentó y le indicó que emigrase a Yazrib, entonces, el Mensajero de Dios (PYB) se dirigió con Abu Bakr para alistarse y emprender la marcha en cualquier momento. Mandó a su primo Ali, para que ocupara su lugar en su lecho y al anochecer salió con Abu Bakr y un guía. Arribó el Enviado de Dios (PYB) con su compañero de viaje a Yazrib en un día histórico de Rabi’al Aual. Este año se denominó “el año de la Hégira”, y que más tarde se lo adoptaríía como: “El comienzo del calendario musulmán” Desde entonces a esta ciudad se la llamó: Medina Munawara “Ciudad Luminosa”. La primera preocupación del Profeta (PYB) en Medina, fue construir una mezquita – Masyid – ocupándose personalmente de materializarla junto con sus compañeros. A los musulmanes de Medina se los llamó Ansar (Socorredores), quienes estuvieron de acuerdo en ser hermanados con los Muhayirún, y así compartir cuanto poseían. Más de doscientas familias de Muhayirún se hermanaron con otras tantas de los Ansar. En esta ciudad, se formó el primer Estado Islámico, y el Profeta hizo las veces de gobernante y juez, además de jefe militar en las campañas. La situación fue difícil al principio, pero con tesón y devoción, los musulmanes soportaron los ataque de los idólatras de Makka y de los hipócritas de Medina. El Mensajero (PYB) se dirigía a los musulmanes de pie, recitándoles suras del Corán, que hablan de: La unicidad de Dios, de Su grandeza, Su justicia y misericordia. Les ordenó a los musulmanes: la práctica de la caridad, con sus matices más variados;, la sonrisa frente a un hermano desconsolado, dar agua al sediento, orientar al perdido, acompañar al solitario y hospedar al viajero. En este período de Medina, fue revelada la prohibición del consumo de embriagantes, el adulterio, la fornicación, las calumnias y el robo. Se prescribió el Ayuno, el Zakat y el Hayy (Peregrinación a Makka), lo lícito e ilícito, tanto en la adoración como en las transacciones civiles y comerciales; la defensa de los bienes, el honor, el territorio y la fe misma. Diferenciándose del período de Makka donde la revelación se limitó a corregir la doctrina, la moral, mencionar historias de los Profetas anteriores, El día del Juicio, el Paraíso y el Infierno. En los últimos meses del décimo año de la Hégira, el Mensajero de Dios (PYB) comunicó su intención de efectuar la peregrinación y así, miles de devotos de toda la península se unieron a él para cumplir con este rito. En dicha peregrinación (Hayy), al arribar al monte de Arafat, pronunció su sermón de despedida y le fue revelada la última aleya del Sagrado Corán: “Hoy os he perfeccionado vuestra religión, os he agraciado ampliamente y he elegido para vosotros, el Islam como religión”. 5/3. Dos meses y medio más tarde el Profeta (PYB) fallecía en Medina, al haber completado el mensaje del Islam, y haber conducido a la nación islámica con amor y sabiduría.

MUHAMMAD, EL ENVIADO DE DIOS (PyB)

El Profeta Muhammad nació el 12 de Rabi’al Aual en “el año del Elefante”, correspondiente al año 570 de la era Cristiana.
Su padre Abdallah, murió poco antes de su nacimiento; su madre Amina, lo confió a una beduina del desierto llamada Halima Sa’adía, para que lo amamantara.
Cuando el niño cumplió seis años murió su madre, y pasó a ser su tutor su abuelo Abdul Muttalib, quien murió, dos años más tarde. La tutela pasó entonces al tío paterno de Muhammad, Abu Talib. Este lo recibió con su numerosa familia, en su humilde casa. Muhammad trabajó con ahínco para colaborar con el mantenimiento de la familia; como pastor, recadero y ayudante en las caravanas.
A los veinticinco años se casó con Jadiya Bint Juailid, viuda de cuarenta años, perteneciente a la nobleza. De este matrimonio nacieron cuatro niñas: Zainab, Ruqaia, Um Kulzum y Fátima; y dos varones: Qasem y Abdallah, quienes fallecieron siendo muy pequeños.

En la época de su nacimiento, Makka era un centro de idolatría y de corrupción. Sus habitantes adoraban ídolos, les ofrecían sacrificios y veneraban la Ka’aba. A esa situación, se sumaba la corrupción moral y la decadencia social.
En razón de esto, Muhammad, desde su corta edad, se apartaba de ese medio durante días y semanas, abandonando su casa se recluía en una gruta llamada Hirá. Tenía dentro de Makka, por su veracidad y confiabilidad, gran reputación, y era consultado en casos de difícil solución.
Al cumplir cuarenta años, encontrándose en dicha gruta en retiro espiritual, se presentó el ángel Gabriel, quien le dijo: “Lee! En el nombre de tu Señor que todo lo creó…” 96/1. Luego del comienzo de esta revelación, el Profeta Muhammad (PYB) comenzó a difundir el Islam a sus allegados y al pueblo de Makka. Encontrando en esa difusión, hostilidad y rechazo a su propuesta.
Luego, comenzó la persecución a los pocos creyentes, y cuando ésta se intensificó al cumplir el quinto año, el Mensajero de Dios (PYB) les permitió emigrar a Abisinia, en búsqueda de un refugio seguro.

El Profeta (PYB) era protegido en todo momento por su tío Abu Talib, a pesar de no creer éste en su misión.
Los años se iban sucediendo… todas las presiones y violencias contra Muhammad (PYB) habían fracasado. Fue entonces cuando Abu Sufian, pensó que había llegado el momento decisivo, inaplazable, de aplicar una medida drástica que terminara con el Islam y con todos sus seguidores.
Esta consistía en un bloqueo total, hasta llevarlos a su propia extinción.
Desde el mes de Muharram del séptimo año del comienzo de la revelación, hasta el décimo año, Muhammad, sus familiares y el resto de musulmanes, resistieron heróicamente aquella terrible conjura.
Seis meses luego de la abolición del bloqueo, dos nuevos sucesos iban a marcar profundamente la vida de Muhammad (PYB).
El primero fue la muerte de Abu Talib, unas semanas después la de su fiel y amada esposa Jadiya. El Profeta (PYB) sabía que el Todopoderoso no lo abandonaría jamás.

En una noche del mes de Muharram en el décimo primer año de la revelación, le fueron prescritas las cinco oraciones diarias. Esta revelación, producida por la reglamentación de las cinco oraciones a los creyentes, tuvo en ellos un efecto revitalizador.Dirigió todos sus esfuerzos en difundir el Islam a los árabes que habían acudido en peregrinación a la Ka’aba.
En una ocasión, en la colina de Aqaba abordó a un grupo de seis caminantes de Yazrib, que se dirigían a la ciudad invitándolos al Islam. Estos pertenecientes a la tribu de Jazray respondieron: Nuestro país está desolado por una guerra perpetua entre nuestros hermanos árabes de la tribu Aus, y les invitaremos a tu religión. Si Dios nos reconcilia con tu mediación, ya no existirá en toda Arabia otro hombre tan poderoso como tú.
Fieles a su promesa los nuevos creyentes propagaron entre ellos la doctrina de Muhammad y al año siguiente, doce musulmanes de Yazrib, diez de la tribu Jazray y dos de los Aus, llegaron a ‘Aqaba y prestaron su juramento de fidelidad.
Al año siguiente, en época de la peregrinación, se presentaron sesenta y tres musulmanes que se reunieron en ‘Aqaba y juraron fidelidad. Luego de este suceso, el Profeta (PYB) poseería un asilo seguro en la ciudad de Yazrib, dándoles la orden a todos sus seguidores de refugiarse allí. Pudieron alcanzar dicho objetivo marchando en pequeños grupos.
Desde entonces tomaron el nombre de Muhayirún (Emigrados).

Cuando Quraish vió, que la ciudad que era su orgullo iba reduciéndose cada vez más a causa de la emigración de musulmanes hacia Yazrib, sus notables se reunieron para decidir la forma de terminar con el Profeta (PYB), acordando que un miembro de cada clan participase directamente en el asesinato de Muhammad (PYB) y de esta manera, no pudiera nadie vengarlo; obligando a sus protectores a aceptar el tributo por la sangre derramada.
Pero el ángel Gabriel se le presentó y le indicó que emigrase a Yazrib, entonces, el Mensajero de Dios (PYB) se dirigió con Abu Bakr para alistarse y emprender la marcha en cualquier momento. Mandó a su primo Ali, para que ocupara su lugar en su lecho y al anochecer salió con Abu Bakr y un guía.
Arribó el Enviado de Dios (PYB) con su compañero de viaje a Yazrib en un día histórico de Rabi’al Aual. Este año se denominó “el año de la Hégira”, y que más tarde se lo adoptaríía como: “El comienzo del calendario musulmán” Desde entonces a esta ciudad se la llamó: Medina Munawara “Ciudad Luminosa”.

La primera preocupación del Profeta (PYB) en Medina, fue construir una mezquita – Masyid – ocupándose personalmente de materializarla junto con sus compañeros.
A los musulmanes de Medina se los llamó Ansar (Socorredores), quienes estuvieron de acuerdo en ser hermanados con los Muhayirún, y así compartir cuanto poseían. Más de doscientas familias de Muhayirún se hermanaron con otras tantas de los Ansar.
En esta ciudad, se formó el primer Estado Islámico, y el Profeta hizo las veces de gobernante y juez, además de jefe militar en las campañas. La situación fue difícil al principio, pero con tesón y devoción, los musulmanes soportaron los ataque de los idólatras de Makka y de los hipócritas de Medina.

El Mensajero (PYB) se dirigía a los musulmanes de pie, recitándoles suras del Corán, que hablan de: La unicidad de Dios, de Su grandeza, Su justicia y misericordia.
Les ordenó a los musulmanes: la práctica de la caridad, con sus matices más variados;, la sonrisa frente a un hermano desconsolado, dar agua al sediento, orientar al perdido, acompañar al solitario y hospedar al viajero.

En este período de Medina, fue revelada la prohibición del consumo de embriagantes, el adulterio, la fornicación, las calumnias y el robo. Se prescribió el Ayuno, el Zakat y el Hayy (Peregrinación a Makka), lo lícito e ilícito, tanto en la adoración como en las transacciones civiles y comerciales; la defensa de los bienes, el honor, el territorio y la fe misma.
Diferenciándose del período de Makka donde la revelación se limitó a corregir la doctrina, la moral, mencionar historias de los Profetas anteriores, El día del Juicio, el Paraíso y el Infierno.

En los últimos meses del décimo año de la Hégira, el Mensajero de Dios (PYB) comunicó su intención de efectuar la peregrinación y así, miles de devotos de toda la península se unieron a él para cumplir con este rito.
En dicha peregrinación (Hayy), al arribar al monte de Arafat, pronunció su sermón de despedida y le fue revelada la última aleya del Sagrado Corán: “Hoy os he perfeccionado vuestra religión, os he agraciado ampliamente y he elegido para vosotros, el Islam como religión”. 5/3.
Dos meses y medio más tarde el Profeta (PYB) fallecía en Medina, al haber completado el mensaje del Islam, y haber conducido a la nación islámica con amor y sabiduría.